Una patria, la de tod@s

Patria de Aramburu es una buena novela. Así lo manifestamos la mayoría de los que nos reunimos para charlar sobre ella. Y también estuvimos de acuerdo en que es una novela necesaria que alguien tenía que escribir, a pesar de tratar un tema que a todos nos llega muy hondo, o quizás precisamente por ello.

20180913_185756

El terrorismo, el asesinar en nombre de una ideología, el utilizar la estrategia del miedo para conseguir logros políticos… Todo ello es algo que desgraciadamente vivimos durante demasiados años en España y que nos ha marcado de una u otra forma. Y eso se dejó traslucir durante la reunión en la que, por supuesto, surge la pregunta: “¿qué ideología se puede sostener con el asesinato?” Toda una invitación a la reflexión.

Aramburu refleja un momento de la historia de España visto desde dos lados enfrentados pero sin recurrir a la “sangre”, sin hacer herida. Narra la parte que el periodismo no cubrió: el relato de las personas, mostrando la humanidad de los personajes de los dos bandos y tratando en todo momento de ser justo. Para ello utiliza muchas voces, muchos personajes, que cuentan “su” historia. La parte negativa es, quizás, que la novela no contenta a nadie.

La estructura es muy buena, con capítulos que son verdaderos relatos que podrían leerse de forma individual, protagonizados por personajes que aportan su visión como un prisma de múltiples caras, lo que da riqueza al libro.

El autor utiliza una narrativa conjuntiva en la que se unen la primera y la tercera persona para ofrecer una narración omnisciente al tiempo que evita abusar del guión, dando viveza a la historia sin que canse su lectura.

En ocasiones Aramburu nos recuerda a Delibes o Cela, cuando utiliza muletillas para encasillar e identificar a los personajes. Es muy calificativo. Y durante la reunión todos estuvimos de acuerdo en que los personajes son uno de los logros de la novela, y lo que la hace tan interesante. Destacan claramente los personajes de Bitori y Miren, dos caras de una misma sociedad matriarcal, autoritarias y emponderadas, entorno a las cuales giran el resto de los personajes femeninos: Nerea, Arancha… y también masculinos, más débiles en general, entre los que creímos ver al autor reflejado en Gorka.

En cuanto al título, Patria nos pareció muy buena elección. La patria es un sentimiento, una manera de ser. Se hacen cosas en nombre de la patria, y muchas veces, quizás demasiadas, se cometen excesos en su nombre.

Anuncios