Historia y emoción con Ignacio del Valle

El tiempo de los emperadores extraños

Esta vez hemos querido ser varias las voces que comentamos la novela leída en nuestra última reunión.

SUSANA

“Una historia y emocionar con esa historia, ese es mi objetivo”. Esto decía Ignacio del Valle autor en una entrevista que le hicieron en 2018 .

20190327_075830.jpg

No conocía a Ignacio del Valle y cuando busqué información en Internet para saber de él me llamaron la atención varias cosas: la extensión de su obra, los numerosos premios que ha ido recibiendo y el eco internacional de alguna de sus novelas.  Con este punto de partida, y sabiendo que la trama de la novela que íbamos a leer tenía como escenario importantes hechos históricos, me dispuse a  leer El tiempo de los emperadores extraños con gran curiosidad.

La novela se publicó en 2006  y tuvo mucho éxito, tanto que en 2012 se llevó a la pantalla con el título Silencio en la Nieve, de reciente emisión en TV2.

Ya la frase de inicio “si aquí ya no importan los vivos, imagínese los muertos”, apuntaba a que la trama se iba a desarrollar en escenarios poco  frecuentes para una novela negra, como así fue. Sitúa un asesino, que mata de forma ritual, en el entorno de la División Azul y en el frente de Leningrado, lo que, no sólo es original, sino que requiere de una previa y extensa documentación acompañada de una buena habilidad narrativa.

Fue una pena no poder asistir a la sesión en la que se comentó el libro. Seguro que hubo comentarios muy interesantes y puntos de vista que habrían enriquecido mi visión de esta novela. A falta de ello os dejo mi opinión aprovechando el blog.

Me ha gustado la novela, no sólo porque me atrapó el argumento, sino también por las informaciones que, sin ser historiador ni querer hacer una novela histórica, ofrece sobre el día a día de los soldados en tiempos de guerra. Leningrado fue uno de tantos frentes terribles de la Segunda Guerra Mundial en los que el día a día de los soldados se veía sometido de continuo al contacto diario con la muerte, a la progresiva deshumanización, al desespero, a las brutalidades  gratuitas y al frío, el terrible frío del invierno ruso.

En Leningrado participaron españoles formando el cuerpo de la División Azul, una división de infantería compuesta por soldados voluntarios que, en número cercano a 50.000, fueron a Rusia para apoyar al ejército nazi frente a la Unión Soviética. También formaron parte de la División 146 mujeres de la Sección Femenina en calidad de enfermeras. Es un hecho histórico poco comentado por razones ideológicas y que Ignacio del Valle introduce  como elemento fundamental en su narración.

Una serie de asesinatos ocurren dentro de La División Azul y de su resolución se encarga al teniente Arturo Andrade, que tendrá que hacer frente para sus investigaciones a las luchas internas que existían entre falangistas y otros militares, algunos republicanos, que aceptaron volver de nuevo al campo de batalla porque no tenían otras opciones. Esas luchas internas eran una reproducción lo que ocurría en ese momento en el seno del régimen franquista.

Los perfiles psicológicos de los protagonistas de esta historia, tanto los principales, el teniente Arturo Andrade y el sargento Espinosa, como los demás,  creo que están muy bien definidos.

La narración tiene un ritmo creciente según avanza la novela, más lento en al principio y ganando velocidad hacia la media parte, de forma paralela a la  sucesión de los acontecimientos, es decir, a la aparición de nuevos crímenes.  Crímenes que empiezan con el descubrimiento de un soldado español degollado y con una extraña inscripción sobre el pecho “Mira que te mira Dios”.  No es una muerte que se pueda achacar al campo de batalla y por eso los mandos piensan que hay que  encontrar rápidamente al autor, entre otros motivos porque: “si en España se supiera que en la División Azul había un asesino se armaría la marimorena, y no estaba el horno para bollos”. Las prisas aumentan según van apareciendo nuevos asesinatos que, además, apuntan hacía la intervención de la Masonería.

Me ha gustado leer esta novela y me parece que merece una buena puntuación. La recomendaré si tengo ocasión y, sin duda, voy a buscar y leer otras de Ignacio del Valle.

ISABEL

En la novela el protagonista indiscutible es el frío, el frío de la nieve, el frío que provoca la guerra y el de los protagonistas que sienten tan cerca la muerte.
No hay paz para ninguno, ni siquiera para Dios o los ideales…
La suerte, “la chiripa” es otra protagonista en la novela, el arma del asesino que se encasquilla y salva a Arturo de la muerte, el juego de la violeta, tan duro…
La esperanza sólo queda reflejada en el niño ruso que todos cuidan y se aferra como tabla de salvación física y humana.
Pienso, que no es una novela negra, tampoco histórica a pesar de la trama y el contexto, el cerco de Leningrado en 1943. Es una novela que habla del ser humano y su profunda soledad.

IMG-20190314-WA0003.jpg

CHELO

La novela me pareció muy cruda y ante tanta barbarie destacan los toques de humor que dejan caer los personajes de vez en cuando.

CHARO

Como se dijo durante la reunión, El tiempo de los emperadores extraños es un libro pretencioso, lento para ser una novela negra. Se excede en la prosa, parece muy efectista. Pasan como ochenta páginas hasta que vuelve a coger el hilo de la investigación. Es una novela marcada por un ritmo, y el autor pretende que el lector se adecue a ese ritmo.
La guerra es un paréntesis donde las reglas de la sociedad no están presentes.
Ignacio del Valle es asturiano. Ganó el premio Asturias de la crítica. Esta novela se completa con Demonios de Berlín, y Soles negros, más lograda.
Como viste estábamos pocas personas. Nos gustó, a pesar de ser una novela tan dura.

Lo que me resultó más impactante fue la escena de la madre dándole la teta al niño muerto, porque me resulta fácil ponerme en su lugar. Lo más brutal la violación. ¿Porqué esa brutalidad contra alguien que es amable con el personaje? Una vez más el daño inútil de la guerra.

Anuncios

Una autora joven para empezar el año

En busca de New Babylon

Estamos deseando empezar a reunirnos y poner en común las lecturas elegidas para estos meses. Para comenzar tenemos En busca de New Babylon de Dominique Scali, una excelente historia brillantemente narrada. Hablaremos de ella y de su autora en esta primera reunión que hemos fechado para el próximo:


Jueves 18 de enero

18:00 h.

Gijón y “La noche que no paró de llover”

Estas imágenes son el resumen de una estupenda jornada con el club de lectura de ruta por Gijón tras los pasos de Valeria y el resto de personajes de “La noche que no dejó de llover” de Laura Castañón. Una ruta recomendable cien por cien, sobre todo si se tiene la prudencia de incluir alguna “parada técnica” de avituallamiento, como en nuestro caso 

Con Alejandro Palomas

El pasado 11 de diciembre estuvimos en el CCAI. El acto nos reunió con el autor de Una madre, una novela que recientemente leímos en “Con aroma a café” y el encuentro fue realmente interesante. Dirigido a los participantes de los clubes de lectura de la Red Municipal de Bibliotecas, también estaba abierto a otros interesados que quisieron acercarse a conocer al escritor así que la sala estaba llena. Durante más de dos horas habló de su obra, de cómo creaba, de su infancia, de su madre, de sus experiencias con el público…De fondo la historia de Amalia, una madre que por fin, a sus 65 años, conseguía reunir a toda su familia para cenar en Nochevieja y protagonista de una novela pequeña que se hizo grande, enorme, gracias al favor de un público que la aupó a las listas de los más vendidos en semanas.

 

Una tarde en la que “no paró de llover”

El encuentro con Laura Castañón, la autora de La noche que no paró de llover, fue una delicia, no solo por la tarta de chocolate, el bizcocho, los bombones y demás exquisiteces que se pusieron encima de la mesa para acompañar la charla, sino porque Laura siempre consigue crear un ambiente realmente agradable que invita a la conversación.

Esa tarde pudimos estar casi todo el grupo, y aprovechamos para preguntarle muchas cosas, no solo sobre la obra sino también sobre el proceso de creación.

Laura nos contó que tardó algo más de dos años en escribir la novela, aunque durante ese tiempo tuvo algunos parones; y que la obra fue fruto del insomnio y sus efectos perniciosos. La reflexión sobre un detalle una madrugada fue el germen de todo, a partir del cual surgió la historia. Posteriormente vino un trabajo de documentación sobre las circunstancias generales de la época en la que iba a situar a sus personajes, que se completó con otras investigaciones puntuales a medida que escribía. Y nos surgió la pregunta: “¿Sueñas con la novela y sus personajes mientras la escribes? No sueñas -nos comentó- vives con ella, forma parte de tu vida”.

Del estilo de la novela, le dijimos, nos llamaron mucho la atención los tachones del diario de Emma, que creemos que aportan frescura a la narración, junto a esas frases largas, a veces muy largas, propias de este personaje.

La historia se construye a partir de varias voces que se van alternando en cada capítulo, y le preguntamos si esa forma de escribir le resultaba fácil o por el contrario había supuesto un reto para ella. Laura nos comentó que este estilo de escritura le gustaba y le era más cómodo que otros en los que la narración proviene de un solo punto de vista.

Con respecto a los personajes, no cabe duda de que La noche que no paró de llover es una novela de mujeres y para mujeres, aunque parece que esa no fue su primera intención. Que los protagonistas principales sean femeninos es fruto de la historia que quería contar. En la novela se narran vidas reales de mujeres reales con problemas reales: las protagonistas son cuidadoras, madres, parejas… que han pasado momentos muy duros y también mucho dolor. Son tan reales que algunas de nosotras le pusimos cara a Valeria y llegamos a identificarla con algún habitante de nuestra ciudad.

Valeria es un personaje muy interesante, con muchos matices. Al inicio de la novela resulta odioso. Es dura, orgullosa, clasista, estricta, sin debilidades, pero a medida que avanza la novela sufrimos un proceso de empatía hacia ella, pues vamos comprendiendo las razones que la han hecho ser así.

Como contrapunto, Emma, es la más amable, la más fresca de las figuras femeninas, la que aporta oxígeno a la historia; mientras que Laia, su pareja, aparece deliberadamente oscura. Es un personaje que escucha más que habla. Entre ambas se ha establecido una relación desigual y es Emma la que la mantiene con su transparencia y cordura, y su capacidad de entrega absoluta.

Son muchos los temas que se tratan en la novela: la felicidad o ausencia de ella, encarnada en el personaje de Feli, la homosexualidad, las drogas, el amor, la dependencia emocional…, pero el mal es sin duda el tema principal. Aparece de distintas formas, y es el que provoca la culpa que arrastran los personajes. Hay un mal consciente, intencionado, el que motiva la muerte de Onel; un mal ficticio que se que cree haber producido, el relacionado con el sobrino de Valeria, y un mal inconsciente, el sufrido por el padre de Feli, que ni siquiera es conocido por quien lo provocó. La obra es una reflexión sobre esos males, pero también sobre la culpa y el perdón, que viene de la mano del amor, un sentimiento que en ocasiones provoca dependencias emocionales.

Otros temas interesantes son la música, siempre presente; los sueños, que parecen tener un hilo conductor si se leen seguidos, y Gijón. La ciudad es protagonista indiscutible de la obra: sus calles, sus edificios, sus negocios son reconocibles por quienes vivimos en ella, incluso muchos de los personajes secundarios son personas reales cercanas a la autora.

Y con ello llegamos al final de la tarde y del encuentro. Y le pedimos a Laura que posara con nosotros para una foto de grupo, en la que también estuvo Susana desde Barcelona, cómo no, a través de Skipe.

20171123_210131

Ahora ya solo nos queda hacer una ruta por Gijón siguiendo La noche que no paró de llover. 

Nos vemos en La Plazuela.

Y fuimos a la Semana Negra

sn1

Una tarde de este verano algunas de nosotras nos animamos a dejarnos caer por la Semana Negra. Habíamos elaborado una selección de autores y escogimos éste que veis en la fotografía, el que está sentado en el centro. Se trata de Geir Tangen, un autor noruego de novela negra y cuya presentación resultó de lo más amena.

Geir Tangen encauzó su pasión por la novela negra en un blog en 2012, y ese mismo año comenzó a escribir “El ejecutor”, su ópera prima y primera parte de una trilogía con la que pretende “rendir tributo” a un género que le apasiona. Profesor de vocación, periodista “freelance” y ahora escritor,  debuta con “El ejecutor”, la primera parte de una trilogía protagonizada por el periodista Viljar Ravn Gudmundsson y la policía Lotte Skeisvoll.

Editada en España por la colección Roja y Negra, de Random House, la novela que presentó esa tarde, es la forma de Tangen de “expresar la admiración y el amor” que siente por este género, que goza de una gran popularidad y tradición en los país escandinavos, algo que él achaca al “contraste” de que “puedan ocurrir cosas tan terroríficas en entornos aparentemente seguros”.

Sinopsis:

El depresivo periodista, Viljar Ravn Gudmundsson, recibe un extraño correo electrónico en el que se profetiza un crimen y al día siguiente la policía encuentra el cuerpo de una mujer asesinada. Mientras los agentes le interrogan, recibe otro mensaje en el que se anuncia una nueva muerte.

Lotte Skeisvoll, investigadora excéntrica y obsesiva, necesita dar con la pista que por fin les dé ventaja en su carrera contra reloj, pero cuando se descubra que los crímenes imitan escenas de célebres novelas negras, todo dará un vuelco.

“Cuando lo escribí pensé que era un libro sobre libros”, explica Tangen sobre su microcosmos, que también tiene como referencias producciones como “Ángeles caídos”, una adaptación al cine de la saga “Varg Veum”, de Gunnar Staalesen.

Por supuesto, también la saga “Millennium”, de Stieg Larsson. “Es una de las series de novela negra que realmente me marcó”.

Al final del acto compramos su libro y nos lo firmó encantado.

Luego algunas lo leímos y nos gustó así que ojalá siga escribiendo.

VII Encuentro de clubes de lectura con Ignacio Martínez de Pisón

El Grupo de Animación a la Lectura de las bibliotecas de Asturias organiza el VII Encuentro de Clubes de Lectura de Asturias que este año tendrá lugar en el Hotel Palacio de la Magdalena de Soto del Barco, el próximo día 4 de marzo de 2017.

El club de lectura “Con aroma a café”, a quienes nos encantan estos encuentros, acudiremos a disfrutar de este día literario y compartido con el autor de quien os dejamos un enlace al estupendo dossier que preparó nuestra compañera bibliotecaria, Ana Alonso, de la Biblioteca Municipal de El Coto.

En la biblioteca tenemos varias obras de Ignacio Martinez Pisón a vuestra disposición.