No nos gustan las despedidas

 

nos dan como nostalgia y eso que sabemos que Tea Rooms es la “guinda” de un pastel que, en realidad, no se acabará nunca porque nunca terminaremos de leer todo lo que está escrito. Que además, volveremos a retomar las animadas sesiones en cuanto pase el verano y las reanudaremos con nuevos títulos, propuestas renovadas y deliciosos dulces, por cierto, curiosa coincidencia con el escenario de nuestra último libro de esta temporada. Así que no nos despedimos, es más, organizamos una comida y la plantación de un árbol o dos…así somos en este club Con aroma a café.

Nos gustó mucho la novela y llegamos a valorarla con un notable. A unos más que a otras, es verdad, pero incluso a las pocas personas a quienes no les cautivó reconocieron el valor de Luisa Carnés al escribirla. Y debatimos largo y tendido sobre las historias de Antonia, la más veterana de ese grupo de mujeres que trabajan como camareras en un café elegante del Madrid de principios de los treinta, en los albores de la Segunda República en el que se desarrolla la acción de Tea Rooms. Y de Paca, una treintañera muy beata, de Marta cuya situación es desesperada, de Laurita la “protegida” del dueño con ese final terrible y de Matilde, joven y pobre pero con ideas propias y mirada crítica que, tras escuchar los comentarios biográficos que Leticia nos ofreció sobre la autora, llegamos a la conclusión de que no es otra que el alter ego de la misma.

“Poliedro dramático de mujeres que tienen todas las de perder. Las cosas terribles ocurren con la naturalidad con la que suceden en las sociedades inhumanas: abortos practicados con la varilla de un paraguas roñoso, mujeres prostituidas, obreros muertos, despidos”

Artículo publicado en septiembre de 2016, en el suplemento Babelia de EL PAIS

Ha pasado tiempo desde entonces, casi noventa años y las mujeres tienen un camino recorrido para el que no hay vuelta atrás. A pesar de ello, cerramos la sesión con el mismo interrogante con el que lo hace la novela: “¿Cuándo será oída de verdad la voz de las mujeres?”

Dimos la bienvenida a Belén que, a pesar de llevar tiempo leyendo con este club, aún no había podido acudir a las reuniones y esta fue su “primera vez”.

Y echamos en falta a Susana que no pudo acompañarnos via Skype en esta sesión y nos habría gustado “no despedirnos” de ella. Quizá se anime a hacerlo cualquier día de estos en este blog.

Aquí la esperamos y a todo aquel que quiera hacer un comentario, crítica, sugerencia o lo que sea…

Anuncios

“Tea rooms. Mujeres obreras”, próxima lectura y fin de temporada

No podíamos haber elegido mejor, al menos, esa es nuestra intención al seleccionar esta estupenda novela para cerrar el ciclo de actividades literarias del Club de Lectura “Con aroma a café”.

 

Autora sinsombrero de la Generación del 27, Luisa Carnés escribió esta portentosa novela social rompiendo los esquemas narrativos de la época. Una voz fundamental para acercarnos a la realidad de las mujeres españolas de comienzos del siglo xx. La debatiremos el próximo

jueves,  24 de mayo de 2018, a las 18:00 horas

¡Allí nos vemos!

Las historias de Lucía Berlin

La lectura de Manual para mujeres de la limpieza de Lucía Berlin se hizo difícil pero enganchó a quienes superaron las primeras páginas.

20180418_175434

Las narraciones que conforman el libro son duras y cercanas, pero están plagadas de situaciones extravagantes en las que el alcohol, las drogas, y las relaciones de pareja conflictivas son protagonistas. A veces descarnadas, a veces tiernas y entrañables, son historias de fracaso y también de superación que rezuman humanidad y en ocasiones humor, y en las que se observan tintes claramente autobiográficos. Tal es así que muchas de nosotras sentimos a la autora como protagonista y personaje de muchos de los relatos.

La forma de escribir de Berlin es muy sobria, árida en ocasiones, con una estructura sencilla, muy semejante a la de Ramón J. Sender, de quien fue alumna en la Universidad de Nuevo México durante el exilio del escritor español en los años 50 del siglo pasado. Esa quizás sea la razón del conocimiento de la cultura española que se percibe en la obra.

Llama la atención el título: Manual para mujeres de la limpieza, toda una provocación  que incita a la lectura. Aunque sorprende que no haya sido Lucía Berlin quien lo haya elegido, sino que sea el título bajo el que se recopilaron y publicaron los cuentos que conforman el libro muchos años después de su muerte. Unos relatos creados a lo largo de su vida, que más que historias son momentos en los que esta se ha parado y frente a los que ha puesto una lente para poder observarlos en detalle y contarlos “a su manera”. De ahí la sensación de lectura fragmentada que muchas de nosotras experimentamos con esta obra.

¡Hasta la próxima lectura!

Gijón Literario

Para celebrar el Día Internacional del Libro, que cada año tiene lugar el 23 de abril, la Red Municipal de Bibliotecas de Gijón dedicará la semana del 23 al 27 de abril a descubrir el Gijón más literario con una serie de rutas basadas en novelas que tienen como escenario esta ciudad.

Cartel_rutas_literarias.png

 Gijón literario propone cinco rutas literarias guiadas y otra libre para los amantes del senderismo a realizar de forma autónoma. Todas ellas llevarán a los participantes a visitar los lugares que aparecen en estas seis novelas ambientadas en Gijón y a recrear con la lectura de textos las lecturas realizadas.

Las novelas son:

Estos son los días y horarios:

  • LUNES 23 a las 18:00 h.
  • MIÉRCOLES 25 a las 17:00 h.
  • JUEVES 26 a las 12:00 h.
  • VIERNES 27 a las 18:00 h.
    • Sonarás bajo las aguas de Rosa Valle (la ruta sera realizada por la propia autora)
  • VIERNES 27 a las 19:30 h.

Ruta libre:

Mapa de la ruta

Una propuesta para celebrar el Día del Libro conociendo la ciudad de Gijón a través de distintas voces y puntos de vista.
Las rutas guiadas son gratuitas, si bien será necesaria realizar inscripción previa.
¡Os invitamos a participar!

Algo más que una novela negra

Susana, participante online de este club a través de Skype (¡vivan las nuevas tecnologías!), ha querido hacer la entrada en el blog de nuestra última reunión. Residente en Barcelona desde hace muchos años, ha disfrutado especialmente esta novela cuya acción se desarrolla en esa ciudad.

Estas son sus palabras.

El mes en el que se celebra el día de la mujer trabajadora hemos leído y comentado Don de lenguas, una novela escrita por dos mujeres: Rosa Ribas y Sabine Hofmann.

20180322_203516-e1522361872921.jpg

La obra está catalogada como novela negra, pero es también una novela con un fuerte contenido social ya que tiene como escenario la ciudad de Barcelona en plena postguerra, en concreto en el año 1952. Una Barcelona en la que en ese momento habitan fundamentalmente dos clases sociales: la alta burguesía, tan adicta al régimen que hablar solo castellano se considera una seña de identidad, y las clases populares que vivían con muchísimas estrecheces económicas y con mucho miedo: miedo a la brutalidad policial, miedo a la corrupción, miedo a no ser visto como persona decente, miedo a perder el trabajo, miedo… a tantas cosas.

Tres son los principales protagonistas : Ana Martí, periodista e hija de un represaliado político, Beatriz Noguer, filóloga, grafóloga y contraria al régimen, e Isidro Castro, un hosco policía de doloroso pasado. Los tres, por motivos distintos, se proponen resolver un hecho que conmociona a la ciudad y a las altas esferas, el asesinato de Mariona Sobrerroca, viuda del más famoso médico de Barcelona.

Don de lenguas se lee bien, lentamente al principio, cogiendo ritmo según se avanza en la lectura, y al final no la puedes dejar. Ha habido unanimidad en este punto y también en la valoración de lo bien documentada que está y en lo fácil que resulta meterse en ella, especialmente para quien haya nacido, vivido o conozca bien Barcelona. Igualmente se ha comentado que llama la atención las buenas descripciones de algunas de las malas prácticas del momento como el estraperlo, la adulteración de productos básicos como leche, carne o medicamentos, la corrupción tan extendida en los centros del poder o la existencia de matones al servicio de algunos sindicatos. Todo ello ocurría sin duda en Barcelona, pero también en otros lugares de España, y por eso se han compartido bastantes recuerdos de esos años, recuerdos propios o escuchados, pero todos muy interesantes.

20180322_183811.jpg

En cuanto a las autoras, se ha explicado que son dos mujeres de casi la misma edad pero de distinta nacionalidad: Rosa es española nacida en Barcelona y Sabine alemana nacida en Bochum . Se conocieron en la universidad de Frankfurt donde trabajaban y ambas han escrito conjuntamente las tres novelas que conforman una triologia de la Barcelona de los años 50: Don de lenguas que se desarrolla en el año 1952, El gran frío en 1956 y Azul marino en 1959. Esta que hemos leído es pues al primera.

Rosa y Sabine explican en algunas entrevistas que han podido escribir conjuntamente estas tres novelas gracias a las facilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y también a que asistieron varias veces al Centro Gallego de Frankfurt donde se reunían con los emigrantes españoles procedentes de diversos lugares de España, que en su viaje hacia Alemania en busca de trabajo, recalaban más o menos tiempo en Barcelona. Ellos pudieron llegar a conocer bien la Ciudad Vieja y el Barrio Chino con sus burdeles, garitos y fondas de mala muerte, además del hambre y el desespero. Sus relatos fueron una buena fuente de inspiración.

Entre dulces y cafés siguió animoso el debate enriquecido como siempre con las aportaciones de Leticia, y terminó la reunión deseándonos unas a otras una buena Semana Santa.

Don de lenguas, una novela escrita a cuatro manos

y es que Rosa Ribas y Sabine Hofmann publican en 2013 esta novela negra que es también un magnífico reflejo histórico de la Barcelona de los años 50. La debatiremos el próximo:

Jueves 22 de marzo, a las 18:00

1365401053_136540_1365401053_noticia_normal.jpg

Así empieza

Allí estaba Mariona. Blanca, rubia, carnosa y muerta.

Como un hurón enjaulado, Abel Mendoza iba de un lado a otro del monstruoso escritorio levantando pequeñas nubes de polvo al revolver pilas de papeles que no habían sido tocados desde hacía meses. Se volvió hacia los estantes llenos de libros de medicina. Las manos parecían haber cobrado vida propia y se movían enajenadas sacando libros, recogiendo algunos de los caídos al suelo, cerrando los cajones abiertos y abriendo los cerrados.

Finalmente encontró lo que buscaba.