Una tarde en la que “no paró de llover”

El encuentro con Laura Castañón, la autora de La noche que no paró de llover, fue una delicia, no solo por la tarta de chocolate, el bizcocho, los bombones y demás exquisiteces que se pusieron encima de la mesa para acompañar la charla, sino porque Laura siempre consigue crear un ambiente realmente agradable que invita a la conversación.

Esa tarde pudimos estar casi todo el grupo, y aprovechamos para preguntarle muchas cosas, no solo sobre la obra sino también sobre el proceso de creación.

Laura nos contó que tardó algo más de dos años en escribir la novela, aunque durante ese tiempo tuvo algunos parones; y que la obra fue fruto del insomnio y sus efectos perniciosos. La reflexión sobre un detalle una madrugada fue el germen de todo, a partir del cual surgió la historia. Posteriormente vino un trabajo de documentación sobre las circunstancias generales de la época en la que iba a situar a sus personajes, que se completó con otras investigaciones puntuales a medida que escribía. Y nos surgió la pregunta: “¿Sueñas con la novela y sus personajes mientras la escribes? No sueñas -nos comentó- vives con ella, forma parte de tu vida”.

Del estilo de la novela, le dijimos, nos llamaron mucho la atención los tachones del diario de Emma, que creemos que aportan frescura a la narración, junto a esas frases largas, a veces muy largas, propias de este personaje.

La historia se construye a partir de varias voces que se van alternando en cada capítulo, y le preguntamos si esa forma de escribir le resultaba fácil o por el contrario había supuesto un reto para ella. Laura nos comentó que este estilo de escritura le gustaba y le era más cómodo que otros en los que la narración proviene de un solo punto de vista.

Con respecto a los personajes, no cabe duda de que La noche que no paró de llover es una novela de mujeres y para mujeres, aunque parece que esa no fue su primera intención. Que los protagonistas principales sean femeninos es fruto de la historia que quería contar. En la novela se narran vidas reales de mujeres reales con problemas reales: las protagonistas son cuidadoras, madres, parejas… que han pasado momentos muy duros y también mucho dolor. Son tan reales que algunas de nosotras le pusimos cara a Valeria y llegamos a identificarla con algún habitante de nuestra ciudad.

Valeria es un personaje muy interesante, con muchos matices. Al inicio de la novela resulta odioso. Es dura, orgullosa, clasista, estricta, sin debilidades, pero a medida que avanza la novela sufrimos un proceso de empatía hacia ella, pues vamos comprendiendo las razones que la han hecho ser así.

Como contrapunto, Emma, es la más amable, la más fresca de las figuras femeninas, la que aporta oxígeno a la historia; mientras que Laia, su pareja, aparece deliberadamente oscura. Es un personaje que escucha más que habla. Entre ambas se ha establecido una relación desigual y es Emma la que la mantiene con su transparencia y cordura, y su capacidad de entrega absoluta.

Son muchos los temas que se tratan en la novela: la felicidad o ausencia de ella, encarnada en el personaje de Feli, la homosexualidad, las drogas, el amor, la dependencia emocional…, pero el mal es sin duda el tema principal. Aparece de distintas formas, y es el que provoca la culpa que arrastran los personajes. Hay un mal consciente, intencionado, el que motiva la muerte de Onel; un mal ficticio que se que cree haber producido, el relacionado con el sobrino de Valeria, y un mal inconsciente, el sufrido por el padre de Feli, que ni siquiera es conocido por quien lo provocó. La obra es una reflexión sobre esos males, pero también sobre la culpa y el perdón, que viene de la mano del amor, un sentimiento que en ocasiones provoca dependencias emocionales.

Otros temas interesantes son la música, siempre presente; los sueños, que parecen tener un hilo conductor si se leen seguidos, y Gijón. La ciudad es protagonista indiscutible de la obra: sus calles, sus edificios, sus negocios son reconocibles por quienes vivimos en ella, incluso muchos de los personajes secundarios son personas reales cercanas a la autora.

Y con ello llegamos al final de la tarde y del encuentro. Y le pedimos a Laura que posara con nosotros para una foto de grupo, en la que también estuvo Susana desde Barcelona, cómo no, a través de Skipe.

20171123_210131

Ahora ya solo nos queda hacer una ruta por Gijón siguiendo La noche que no paró de llover. 

Nos vemos en La Plazuela.

Anuncios

La soledad de Auster

Lectura: La invención de la soledad de Paul Auster

En esta ocasión nuestra reunión estuvo presidida por un nuevo miembro del club con el que conectamos vía Skipe. Toda una experiencia que repetiremos, sin duda.

La obra de Auster nunca deja indiferente. En este caso leímos La invención de la soledad, una novela en la que la figura patena, mejor, la ausencia de la misma, marca profundamente al protagonista.

La obra está dividida en dos partes claramente diferenciadas. La lectura de la primera nos gustó. En ella, el protagonista recuerda su vida y su infancia hasta la muerte de su padre. Un ejercicio de memoria que es en realidad un intento de entenderlo, de explicar y explicarse su comportamiento, sus ausencias, su alejamiento emocional, su forma de ser y no estar, para lo que encuentra justificación al conocer la verdad sobre la muerte de su abuelo. En ocasiones parece un ajuste de cuentas, la forma que tiene de entender a su padre y de decirle todo aquello que no pudo transmitirle en vida.

auster-02

La segunda parte, sin embargo, se hizo mucho más difícil de leer y nos trajo a la memoria la escritura caótica y automática de los surrealistas.

Se trata, sin duda, de una novela autobiográfica. Una obra honesta que no parece escrita para gustar.

Una tarde con “Una madre”

Primera sesión de la temporada 2017-2018 en la que dimos la bienvenida a tres nuevas participantes: Isabel, Virtudes y Susana, esta última de manera virtual con una conexión vía Skype que esperamos que funcione en el futuro…y hablando de futuro, antes de pasar a relatar lo más destacado de la reunión, deciros que estos son los títulos con los que disfrutaremos estos meses y las fechas de las futuras reuniones:

19 de octubre. Análisis La invención de la soledad. Entrega La noche que no paró de llover
23 de noviembre. Análisis La noche que no paró de llover. Entrega Fábulas morales
21 de diciembre. Análisis Fábulas morales. Entrega En busca de New Babylon
25 de enero. Análisis En busca de New Babylon. Entrega La guerra no tiene rostro de mujer
22 de febrero. Análisis La guerra no tiene rostro de mujer. Entrega Manual para mujeres de la limpieza
22 de marzo. Análisis Manual para mujeres de la limpieza. Entrega Tea rooms
19 de abril. Análisis Tea rooms. Entrega Patria
24 de mayo. Análisis Patria

Y volviendo a la tarde con Una madre de Alejandro Palomas pues lo cierto es que la novela no es sólo una novela; es un ejercicio de sensibilidad y ternura.

Palomas ha comentado alguna vez que su poesía es lo que circula por las venas cuando relajo la musculatura, pero en Una madre se nos muestra como un escritor versátil que puede contarnos una historia novelada sabiendo que en el trasfondo encontraremos poesía.

Nuestra sesión empieza hablando de la familia, de esa cena que es solo un pretexto para mostrarnos los lazos que nos unen y las soledades…y todo ello nos hace reir y nos emociona: Amalia (a la que dejamos para el final), Enma, Silvia, el tio Eduardo, Fer, el padre y los perros más presentes que éste último y cuyo verdadero delito es haber sido incapaz de cumplir su papel de compañero de Una madre.

Y ella, Amalia como eje de todo; motor de la familia, de la novela, de la vida. Aunque la mayor parte de los presentes adoran al personaje creado por Palomas (parece que el declara que poco tiene que ver con su verdadera madre) hay quienes opinan que no es muy creíble, quizá demasiado inconsciente de las consecuencias de sus actos… también quienes creen que es una familia demasiado compleja para ser verdad…otros pensamos que la realidad supera la ficción.

La lectura nos lleva a conocer un fragmento de las vidas de estos personajes que nos parece que los podríamos conocer en persona. Y como son humanos, están llenos de luces y de sombras, de verdades y mentiras, de desencantos y frustraciones y de la dificultad de encontrar el amor. Y así, Una madre es también una novela para conocernos, una novela sobre los vínculos que establecemos con los demás, una novela sobre la soledad porque todos lo estamos, solos quiero decir, ¿o no?. Por eso nos gustó tanto y Leticia, nuestra conductora, nos pidió que le pusiéramos nota. Le dimos una media de notable.

21764504_1536738596348786_168432619_oment

Gontrodo de Pilar Sánchez Vicente en La Camocha

Los deseos del rey no tienen límite ni freno su ambición. La infanta custodia un pecado que no tiene nombre y una flecha que no tiene precio. ¿Qué más secretos oculta? El regente de Asturias se halla enfrentado a la ira regia. ¿Cuál es la razón que llevó al conde a declararse en rebeldía? El obispo de Ovetum considera que la palabra escrita tiene más fuerza que la espada, pero su mano tiembla.
¿Quién será la persona encargada de empuñar la pluma justiciera? Un puñal clavado al pie de una tumba. Una reina perseguida por la traición. Un reino que no alcanzará a serlo de nuevo. Y una mujer, Gontrodo, que sale de la oscuridad para iluminarnos la noche de los tiempos.

De todo esto hablamos el pasado 20 de abril con Pilar que vino a vernos y nos trajo su literatura y su sonrisa. Gracias mil por aceptar nuestra invitación y conducir tan bien una sesión cargada de dulces y de buen humor.

Y al final, un deseo expresado de recuperar el ritmo y la preparación de las sesiones. Esperamos contar muy pronto con ambas cosas.

2666, la novela póstuma de Roberto Bolaño

Novela póstuma del escritor chileno residente en España, 2666 es una ambiciosa narración inconclusa, lo mejor de una producción literaria prematuramente interrumpida.

descarga (1)

Os dejamos con una opinión compartida sobre la novela recogida en www.papelenblanco.com

2666 es una novela de excesos, una novela densa en cinco partes en las cuales cuatro investigadores van a la búsqueda de un autor: Archimboldi. En esa búsqueda, que sólo tendrá una parcial resolución al final (porque no hay que olvidar que ciertamente a Bolaño le gustaban los crímenes no resueltos o abiertos), aparecen historias y personajes profundos, intensos que muestran lo más bizarro de la naturaleza humana, las miserias, tragedias, a la vez que los más sublimes sentimientos humanos y pasiones intelectuales. Este es un libro peligroso es una obra única, enigmática. Al morir, Bolaño se llevó consigo muchas de las claves que quizás nos permitirían encontrar sentido en detalles como el título, por ejemplo. Pero no sería muy bolañesco eso de estarse explicando a si mismo, así que creo que se reiría sarcástico viéndonos enredados en el juego que legó. Movería la cabeza a un lado y a otro, lanzaría una carcajada y se voltearía a encender un nuevo cigarrillo.

Hay lecturas que necesitan una guía y esta es una de ellas…

Cava y “Piezas en fuga” del 22 de diciembre

Os dejamos con algunos momentos de la última sesión del año. Como siempre un placer, todo, la lectura, la merienda, la proyección, los comentarios y la gente. En este espacio de encuentro en el que debatimos sobre autores, obras, personajes, géneros, lugares y mundos que crea cada autor, la experiencia de compartir la lectura es tan enriquecedora que ayer varios de los asistentes lo expresaron y todos nosotros lo pensamos. Así, la novela de Anne Michaels, compleja, intensa y difícil de leer para algunos de los presentes se acabó convirtiendo en un “objeto de deseo” gracias al contagio de quienes si la leyeron…

Nada más por este año, os deseamos paz, paz y más paz y ¡felices lecturas!

Bizcocho de castañas y rosquillas del 17 de noviembre de 2016

Porque en esta ocasión ambas delicias se merecen llevar el título de esta entrada. Y no es que en la sesión de ayer con Almas grises, la novela de Philippe Claudel, nos hayamos dedicado solo a comer (menos mal que teníamos algo que llevarnos a la boca para contrarrestar la amargura del relato) pero realmente los dos dulces, el bizcocho-de-castanas y las rosquillas, nos deleitaron. Chelo y María José deberían poner esto en su curriculum.

Leticia, la conductora del club en esta sesión, rompió el hielo con una petición de puntuación y empezamos: 6, 4, 1, 5, 7, 8, 9

A quienes la suspendieron, la novela no les pareció mala, en absoluto, lo que ocurre  es que sus personajes y su contexto se percibieron demasiado grises, su dolor muy explícito y luego estaba su final, ese final tan fuerte y tan triste que nos deja con un sabor amargo y eso hay quienes no se lo perdonan a Claudel…

En fin, que la sesión estuvo muy y bien animada y la duda, al igual que en la novela, planeó sobre nosotros. También intentamos definir el tema: la maldad, el silencio, el dolor, la hipocresía, lo que es y lo que parece. El autor escudriña magistralmente en los recovecos mas sombríos del alma humana en una época, la de la Primera Guerra Mundial, a la que nos lleva a través de unas descripciones que son auténticas imágenes y cuya calidad tiene  mucho que ver con la relación de su autor con el cine.

Almas grises es, en definitiva, una novela con una trama dura e inquietante, donde los secretos y los sentimientos fluyen en medio de un trasfondo psicológico y moral que no dejó a nadie indiferente. Profunda, bien estructurada y espléndidamente escrita, tal y como nos tiene acostumbrados Philippe Claudel a quien este club conoce por La nieta del señor Linh, otra novela estupenda que nadie debería perderse.