No nos gustan las despedidas

 

nos dan como nostalgia y eso que sabemos que Tea Rooms es la “guinda” de un pastel que, en realidad, no se acabará nunca porque nunca terminaremos de leer todo lo que está escrito. Que además, volveremos a retomar las animadas sesiones en cuanto pase el verano y las reanudaremos con nuevos títulos, propuestas renovadas y deliciosos dulces, por cierto, curiosa coincidencia con el escenario de nuestra último libro de esta temporada. Así que no nos despedimos, es más, organizamos una comida y la plantación de un árbol o dos…así somos en este club Con aroma a café.

Nos gustó mucho la novela y llegamos a valorarla con un notable. A unos más que a otras, es verdad, pero incluso a las pocas personas a quienes no les cautivó reconocieron el valor de Luisa Carnés al escribirla. Y debatimos largo y tendido sobre las historias de Antonia, la más veterana de ese grupo de mujeres que trabajan como camareras en un café elegante del Madrid de principios de los treinta, en los albores de la Segunda República en el que se desarrolla la acción de Tea Rooms. Y de Paca, una treintañera muy beata, de Marta cuya situación es desesperada, de Laurita la “protegida” del dueño con ese final terrible y de Matilde, joven y pobre pero con ideas propias y mirada crítica que, tras escuchar los comentarios biográficos que Leticia nos ofreció sobre la autora, llegamos a la conclusión de que no es otra que el alter ego de la misma.

“Poliedro dramático de mujeres que tienen todas las de perder. Las cosas terribles ocurren con la naturalidad con la que suceden en las sociedades inhumanas: abortos practicados con la varilla de un paraguas roñoso, mujeres prostituidas, obreros muertos, despidos”

Artículo publicado en septiembre de 2016, en el suplemento Babelia de EL PAIS

Ha pasado tiempo desde entonces, casi noventa años y las mujeres tienen un camino recorrido para el que no hay vuelta atrás. A pesar de ello, cerramos la sesión con el mismo interrogante con el que lo hace la novela: “¿Cuándo será oída de verdad la voz de las mujeres?”

Dimos la bienvenida a Belén que, a pesar de llevar tiempo leyendo con este club, aún no había podido acudir a las reuniones y esta fue su “primera vez”.

Y echamos en falta a Susana que no pudo acompañarnos via Skype en esta sesión y nos habría gustado “no despedirnos” de ella. Quizá se anime a hacerlo cualquier día de estos en este blog.

Aquí la esperamos y a todo aquel que quiera hacer un comentario, crítica, sugerencia o lo que sea…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s